Allan Rodríguez Oliver de Ros
10/08/2020

Hospital Militar: el privilegio para el Presidente del Congreso

Del presupuesto del Estado para el presente año al Centro Médico Militar se le asignaron Q130 millones. A la fecha no ha sido habilitado para atender a pacientes de Covid-19, el único privilegiado fue el presidente del Congreso, Allan Rodríguez quien ingresó por orden del presidente Alejandro Giammattei.

Texto: Sonny Figueroa
Foto: Oliver de Ros

Cuando el Presidente del Congreso de la República, Allan Rodríguez, fue diagnosticado con COVID-19, no utilizó su seguro médico que se paga con recursos públicos. No. Tampoco fue trasladado a uno de los hospitales temporales que fueron creados para atender a los guatemaltecos infectados. En su caso, el presidente Alejandro Giammattei intervino, y Rodríguez gozó del privilegio de ser trasladado al Hospital Militar, donde se ha negado la atención de cualquier civil contagiado por coronavirus.

Entró caminando, como cuenta el jefe de bancada del partido Vamos. Pero luego necesitó oxígeno para estabilizar su cuadro clínico. Y ahí permanece desde el pasado 28 de julio, heredando temporalmente la presidencia del Congreso en manos de una Junta Directiva que continúa a la defensa de una agenda oficialista. 

El Hospital Militar fue creado para dar atención a los miembros del ejército y se mantiene con las cuotas de sus afiliados y millones de quetzales que le da el Estado año con año. A pesar de eso, en esta crisis no ha sido habilitado para atender a pacientes de coronavirus que mantienen colapsada la red hospitalaria pública.

El 1 de julio la Ministra de Salud y Asistencia Social, Amelia Flores dijo que la utilización del Centro Médico Militar para atender a civiles pacientes de Covid-19 depende del presidente Alejandro Giammattei, orden que no ha dado en los cinco meses que ha durado la pandemia.

La única orden que ha dado el mandatario fue para que se atendiera a su amigo y presidente del Congreso, Allan Rodríguez, miembro del partido Vamos, organización política con la que Giammattei logró la presidencia en el año de 2019.

DSC_1075
El Centro Médico Militar no atiende a pacientes de COVID-19. La excepción única ha sido el caso del presidente del Congreso, Allan Rodríguez. FOTO: Archivo Oliver de Ros.

Orden del presidente, único paciente

El 23 de julio a través de un comunicado, Allan Rodríguez anunció que era portador del virus y que estaría en su casa bajo atención médica. La noche del martes 28 de julio fue trasladado al Centro Médico Militar por complicaciones al respirar.

El jefe de bancada de Vamos, Mynor Mejía dijo al día siguiente que el ingreso de Rodríguez a este hospital fue por orden del presidente Giammattei porque su cuadro clínico había empeorado y era necesaria su hospitalización.

“Ingresó al Hospital Militar por sus propios medios, ingresó caminando. Él está estable con la ayuda de oxígeno (…) Estoy enterado de que el señor presidente de la república, el doctor Alejandro Giammattei, permitió que él (Allan Rodríguez) llegara ahí”.

Al ser cuestionado sobre la forma en la que el mandatario intervino en esa decisión, intentó cambiar su versión y en su respuesta dijo que Giammattei no incidió. “De ninguna forma intervino el señor presidente Alejandro Giammattei. Por la emergencia fue que a él (Allan Rodríguez) lo atendieron en el Hospital Militar”.

El vocero del ejército, Juan Carlos de Paz, dijo en una entrevista al programa de radio ConCriterio, que el ingreso de Rodríguez al Hospital se debió a la cobertura de su seguro médico, y evitó responder que había sido ingresado por orden del presidente Giammattei, quien funge como comandante general del ejército y puede decidir sobre las funciones del Hospital creado para el personal del ejército.

“La primera persona que se atiende (en el Hospital Militar) fue al señor presidente del congreso. Eso depende de dos factores, se conjugaron dos factores: se le podía atender y el seguro médico del diputado. No le podría asegurar que pasaría en caso que llega otras personas a solicitar los servicios, pero en este caso así se dieron las cosas”, indicó.

De Paz dijo que Allan Rodríguez está en el pabellón Monja Blanca, una sección del Hospital Militar habilitado para personas que pagan por ser atendidos en dicho centro. Agregó que en medio de la pandemia se ha limitado la atención a estos pacientes a los que se les cobra porque se cuida el derecho que tiene el personal del ejército.

No-Ficción cuestionó a la Secretaria de Comunicación Social de la Presidencia, Francis Masek, respecto de la orden del presidente Giammattei para atender a Rodríguez en este centro hospitalario, a lo que respondió que fue por su alto cargo y que a la fecha, en dicho centro hay 260 militares, militares retirados y sus familiares hospitalizados, por estar infectados del virus.

“El Hospital Militar a la fecha tiene más de 260 pacientes con COVID y en atención al cargo que ostenta el Presidente del Organismo Legislativo, se solicitó atender la emergencia para su atención médica”, argumentó.

DSC_1059
En 2020 el Hospital Militar recibió Q130 millones para funcionar. Durante la pandemia no fue habilitado para ayudar al Sistema de Salud. Foto: Archivo de Oliver de Ros.

26 segundos para evitar atender a todos los guatemaltecos

A raíz de que Rodríguez fue atendido en el Hospital Militar, la bancada Semilla presentó una enmienda en la sesión extraordinaria del 31 de julio para que en la cuarta ampliación del Estado de Calamidad decretado por el Covid-19, se incluyera un artículo que ordenara el uso de este centro para la atención de pacientes del virus.

“El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, en su papel de rector, deberá coordinar y realizar los convenios correspondientes con el Ministerio de la Defensa Nacional, a efecto sean puestas a disposición las instalaciones hospitalarias, equipo o personal con los que cuenten, incluido el Centro Médico Militar, para la atención de pacientes Covid-19 que sean referidos por los hospitales públicos”, decía la enmienda.

Por aparte la diputada de esa agrupación, Lucrecia Hernández Mack señaló que con esa medida se ayudaría a reducir la saturación y sobrecarga que tienen los hospitales nacionales y hospitales temporales (5) que fueron construidos para atender a pacientes de coronavirus.

“Hemos visto que el Centro Médico Militar está atendiendo al presidente del Congreso, al diputado Allan Rodríguez y vemos entonces que es posible que este centro atienda a civiles. Esta ha sido una demanda por parte de médicos del Hospital Roosevelt y también del Hospital General San Juan de Dios, de que se habiliten no solamente barracas y catres, sino lugares en donde haya equipamiento, camas y personal de salud”.

26 segundos duró la votación para rechazar la propuesta de Semilla. Otras votaciones en la misma sesión duraron hasta cuatro o cinco minutos. Únicamente 11 diputados apoyaron la enmienda que buscaba habilitar el Centro Médico Militar para atender a pacientes de coronavirus y 89 la rechazaron. Y así se perdió una oportunidad para detener el hacinamiento que existe en los hospitales nacionales que atienden la pandemia.

Se consultó al diputado Aldo Dávila de la bancada Winaq sobre su voto en contra a la enmienda presentada por Semilla, y respondió que no se votó en contra de la enmienda, sino del Estado de Calamidad en general porque en su opinión no era viable ampliarlo por una cuarta ocasión, ya que la ejecución del presupuesto ha sido muy baja.

“No fue que no se apoyará esa enmienda en sí, sino que no se apoyó el estado de calamidad y a todas sus enmiendas porque hemos visto que no han ejecutado los recursos y de nada sirve un estado de calamidad porque el presidente ya reabrió el país”, explicó.

¿Para qué pagar el seguro de los diputados?

Tras las declaraciones del vocero del ejército relacionadas a que Allan Rodríguez había sido ingresado al Hospital Militar por su seguro médico, se verificó este beneficio colectivo de vida y gastos médicos que contrató el Congreso en agosto de 2019 para los diputados, directores y subdirectores, pagado con recursos del Estado.

El seguro de los legisladores fue adjudicado a la empresa Seguros G&T para dos años y por un monto de Q13 millones de los cuales se hizo el primer pago de Q6.5 millones en mayo.

No-Ficción se comunicó con Seguros G&T para conocer si el Centro Médico Militar forma parte de su red hospitalaria. Respondieron que no. Por lo que la versión del vocero del ejército, donde indicaba que el presidente del Congreso había utilizado su seguro médico, es falsa. De igual forma se confirmó que dicha aseguradora sí cubre a los pacientes de coronavirus, por lo que Rodríguez tenía cobertura y pudo haber sido atendido por el seguro millonario que paga el Legislativo con fondos públicos.

Desde el 28 de julio, Allan Rodríguez es el único paciente del Centro Médico Militar que no es “derechohabiente” y se encuentra hospitalizado. Su estrecha relación con el presidente Giammattei lo hizo tener este privilegio, uno que no es brindado a ninguna otra persona. Un privilegio que si fuera concedido para todos los pacientes de COVID-19, lograría resolver el hacinamiento que reportan los médicos de los otros hospitales nacionales no están trabajando en su máxima capacidad. 

Comienza a seguirnos en nuestras redes sociales

©2018 NO-FICCIÓN                      Todos los derechos reservados

©2018 NO-FICCIÓN                Todos los derechos reservados

©2018 NO-FICCIÓN

Todos los derechos reservados

©2018 NO-FICCIÓN                     

Todos los derechos reservados


6a. Av. 9-62 , zona 1, Edificio París Plaza. Oficina #34  

Teléfono: 2238-1872

  redaccion@no-ficcion.com

redaccion@no-ficcion.com

redaccion@no-ficcion.com

Diseñado por BAIOLUX Labs

Diseñado por

BAIOLUX Labs

03Artboard 28