Jimmy Morales, el restaurador de la impunidad