La resistencia que casi detiene el corazón de un gigante ruso